18 de abril de 2015

Reflexiones y otras yerbas: lo que quieren que seamos

No es poco habitual escuchar que la demanda y la oferta laboral en nuestro país bienvenidos al Perú no van de la mano. Autoridades, economistas, periodistas y todo aquel con libertinaje de palabra o escritura no escatiman energías en señalar y cuestionar las erradas decisiones juveniles que, contrarias a lo que pide el mercado, optan por ser universitarios y no técnicos. ¡A los institutos, señores! ¿Para qué te sirve estudiar Letras? ¿De qué vas a vivir? ¿No sabes dónde está la plata?...

Pero un momento ¿y la vocación?... [¿ese es un nuevo tipo de virus? te preguntarás].

Se basan en la 'lógica' supongo, a esta altura del partido que el ideal de toda persona es 'nacer, crecer, estudiar algo rentable, egresar, trabajar, trabajar, seguir trabajando, llenarse de dinero, intentar tener una vida de lujos y morir con el perdón de Dios'. ¿Qué más necesitas? Ya conseguiste dinero y, en el mejor de los casos, la fama (no éxito). Eres un genio. 

Las industrias, muevan las industrias, por favor.

De nuevo, ¿y la vocación? ¿Qué, insistes? Sí, aunque no lo creas quizá, amig@, sigas y creas la lógica del parrafito de arriba, antes, no hace mucho, en verdad, se vivían tiempos en los que las personas, normalmente, estudiaban "lo que querían ser para toda la vida" y no lo que el mercado te impone, de acuerdo a las profesiones que necesita el Perú, y los empresarios, para continuar el crecimiento económico del país. 

Te cuento, hace unos años existía esa hermosa sensación en la que tus familiares (sin importar tus intereses) te apoyaban hasta profesional (moral o económicamente). Y, pese a que parezca extraño de repente sea necesario que desempolves tu anuario de primaria (en la imagen el mío), antes era recurrente, sobre todo en el colegio, "soñar" con el ideal de vida que buscabas: ser doctor, ingeniero, docente, policía o lo que fuese no se trata, sugiero, qué estudiarás, sino que lo que hagas sea aquello que desees útil (no hace falta mayor explicación).

"Los años de ahora ya no vienen como los de antes" escribió Gabriel García Márquez en alguna de sus obras (no recuerdo dónde lo leí, pero se me quedó grabado).

Podríamos vivir en un mundo mejor. ¿Cómo así? ¿Qué tiene que ver? Si seguimos la lógica que las personas deben estudiar lo que el mercado necesita y el dinero impone es porque, contrariamente, no hacen, gran parte de su vida adulta, lo que desean, en la mayor parte de casos. ¡Qué desperdicio!

Vayamos a lo práctico y comprobemos. Métete, un día cualquiera, al Metropolitano o cualquier servicio de transporte en hora punta, entiéndase las horas frecuentes de ingreso y salida laboral, para ver los rostros de nuestra población económicamente activa. Los ves, ahí, muy felices de ir a sus trabajos a ganar dinero. Estallan de emoción porque pasarán, las próximas ochos horas o más, de lunes a viernes, en oficios que no disfrutan o a los que ya cayeron en una rutina difícil de desligarse (sarcasmo)

¿Y eso en qué influye? Fácil. En el día a día. El trato diario. En la violencia que se vive en las calles. Como cuando los pasajeros se pelean por un asiento en el Metropolitano. Cuando no te contestan el saludo o llegan a casa lo más lamentablecon tan pocas ganas de pasar un momento familiar porque usaron toda su energía tra-ba-jan-do.

Pero tienen dinero (y cumplieron con el mercado y la sociedad). Éxito.

¿Y eso se cuantifica en el desarrollo del producto bruto interno (PBI) del país? ¿De esa forma la gente no se enferma y se vuelve hablemos en sus términos menos productiva? ¿Cuánto invierte el Estado o debería en salud mental y represión por ello? ¿Ser feliz y hacer lo que deseas y sueñas– no te hace de nuevo más productivo? ¿Escribí la palabra FELIZ?

Sé lo que anheles, pero no porque sea lo que el mercado necesite y te repitan es más rentable.

Anuario del colegio con algunas de las vocaciones de mis excompañeros.

Dato: Léete Vivir para contarla, de Gabo (quizá de ahí es la frase).
Share:

Definición

Somos bloggers, seámoslo siempre.

Tuirer

Nación Zuckerberg

Yutu

Documentos en Scribd

Documentos en Scribd
Textos desclasificados.

En Youtube...

En Youtube...
"La vida sin música (y sonidos) sería un error".

De visita